Home Food Madrid

miércoles, 5 de noviembre de 2014

MERMELADA DE MEMBRILLO AL CAFÉ






Por fin ha llegado el otoño, esa época del año en que llueve y se caen las hojas y que rima con palabras tales como ñoño, moño, bisoño, madroño, carroño, enroño, entoño, gazmoño, lodoño, retoño, morroño y sí, con esa palabra que empieza por "co" en que muchos estarán pensando: el coloño.

Para quien no lo sepa, el coloño es un cesto como el de la foto:

Coloño

Y con un cesto como este se pueden ir a recoger membrillos para hacer la receta de este post (Dios mío, esto me ha quedado que parece una tarjetita del Un dos tres. Solo me falta escribir: "hasta aquí puedo leer").


Cuando me puse a hacer mermelada de membrillo, busqué en la blogsfera y en la web, y encontré en varios sitios una receta de mermelada de membrillo al café. "¿Qué es esto?", me pregunté. A mí me gusta por las mañanas tomar una tostada de mermelada de membrillo con un café con leche, y está muy bueno. ¿Pero mermelada con café ya incorporado?. Era algo que nunca había visto. Y lo tenía que probar, porque es una solución que te puede ahorrar mucho tiempo cuando te has quedado dormido por la mañana y tienes que salir corriendo de casa. ¡Te tomas la tostada con el café ya dentro! ¡Dos en uno! ¡Qué práctico!



Ahora ya en serio, incluyo a continuación las dos recetas: la de mermelada de membrillo normal y la que incluye café. La verdad es que no hay excesiva diferencia a la hora de elaborarla. A pesar de que lo del café pueda sonar extraño, reconozco que potencia el sabor del membrillo y hace de ella una mermelada aún mucho más suculenta. A café, lo que se dice a café no sabe mucho (quizás un retrogusto si te fijas), pero imagino que debe actualizar como algún catalizador de sabores o algo parecido. Por lo menos a mí, la versión con café me resulta mucho más sabrosa.

Y he de admitir que no. Que el café incorporado en la mermelada no tiene los mismos efectos para el despertar que una buena taza de café mañanero.



Receta de mermelada de membrillo
(salen 3 tarros)

1 kg. de membrillo (limpio)
600 grs. de azúcar blanca

1. Se limpia, se trocea y se quitan las pepitas al membrillo (no es necesario pelarlo).
2. Cubrimos el membrillo con agua y lo cocemos hasta que esté blando.
3. Se escurre el agua de la cocción y el membrillo se tritura hasta que tenga consistencia de  papilla.
4. Se añade el azúcar y el limón y se cuece a fuego medio durante 15 minutos, sin dejar de remover para que no se pegue al fondo.
5. Mientras tanto, habremos esterilizado los frascos de conserva. Para ello, los frascos primero se lavan bien con agua y jabón. Luego, en una cacerola grande con agua, se hierven al baño maría durante unos 30 minutos (las tapas también).
6. Rellenamos los botes con la mermelada y se cierran herméticamente. A partir de aquí, he visto que existen dos métodos para hacer el vacío:
a) Se dejan boca abajo hasta que se enfríen o;
b) Se cuecen al baño maría una vez bien tapados durante unos 30 minutos.



Receta de mermelada de membrillo al café
(salen 3 tarros)

1 kg. de membrillo (limpio)
600 grs. de azúcar blanca
1 taza de café fuerte
Zumo de 1 limón


1. Se limpia, se trocea y se quitan las pepitas al membrillo (no es necesario pelarlo).
2. Cubrimos el membrillo con agua y lo cocemos hasta que esté blando.
3. Se escurre el agua de la cocción y el membrillo se tritura hasta que tenga consistencia de  papilla.
4. Se añade el azúcar y el limón y se cuece a fuego medio durante 10 minutos, sin dejar de remover para que no se pegue.
5. Se añade el café y se cuece durante otros 5 minutos más.
6. Mientras tanto, habremos esterilizado los frascos de conserva. Para ello, los frascos primero se lavan bien con agua y jabón. Luego, en una cacerola grande con agua, se hierven al baño maría durante unos 30 minutos (las tapas también).
7. Rellenamos los botes con la mermelada y se cierran herméticamente. A partir de aquí, he visto que existen dos métodos para hacer el vacío:
a) Se dejan boca abajo hasta que se enfríen o;
b) Se cuecen al baño maría una vez bien tapados durante unos 30 minutos.

2 comentarios:

  1. Holaaaa, jo César, ya era hora de que publicaras algo, me había olvidado por completo de tu blog la verdad. No ves que vidilla le das cuando publicas, si da gusto venir a verlo. Esta es una mermelada muy original, con el café incorporado, que buena idea!
    Me alegro de verte.
    Un besooo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Marisa, con comentarios como este, me pregunto por qué no publico más, jejejeje. Así da gusto. Eres un encanto. Besos

      Eliminar