sábado, 15 de noviembre de 2014

LANZAMIENTO DE CHEF JUNIOR Y EL LIBRO DE LAS RECETAS CON CUENTO

El gran día ha llegado. Os invito a que paséis por la fiesta que se está celebrando en estos momentos, a través de este link:




Estáis tod@s invitad@s,. Habrá muchos sorteos, invitados, vídeos, actividades para hacer con niños. No os lo podéis perder.





viernes, 14 de noviembre de 2014

MAÑANA SÁBADO DÍA 15: PRESENTACIÓN DEL LIBRO "CHEF JUNIOR Y EL LIBRO DE LAS RECETAS CON CUENTO"


Buenas tardes, en este vídeo os explico lo que podréis encontrar mañana si asistis al evento de facebook que he organizado para presentar el libro "Chef Junior y el libro de las recetas con cuento".







Como podréis ver, me he atascado un poquito al citar el blog de La Cocina de las Casinas (perdón Marga, los nervios del directo). Con los nervios de hacer el vídeo de corrido y no hacer cortes ni repeticiones, me he olvidado de citar a Manu Catman, que también asistirá virtualmente al evento.

Recordad, que habrá sorteos:

- Libros de Chef Junior
- Botellas de vino  para los mayores
- Una cena para dos adultos y dos niños en un restaurante de Madrid (los niños vendrán para cocinar el postre)

Nos vemos

jueves, 13 de noviembre de 2014

LANZAMIENTO DE MI LIBRO: "CHEF JUNIOR Y EL LIBRO DE LAS RECETAS CON CUENTO"


¡¡¡Por fin ha llegado el día!!!


Quiero compartir aquí con tod@s algo que empezó con un par de historias que publiqué hace tiempo en este blog y que paso a paso ha terminado en materializarse en este libro que veis.

Es el culpable de que le haya dedicado muy poco tiempo a este blog, pero pienso que el resultado ha merecido la pena.








Os presento oficialmente a:




Para celebrarlo, estoy preparando una fiesta virtual este próximo sábado, día 15 de noviembre, al que tod@s podréis asistir desde vuestra propia casa. Entre l@s amig@s que me han confirmado que harán un hueco para pasarse por la fiesta:


Begoña Tormo, presentadora de Canal Cocina
Blanca Ferrández, escritora de libros de cocina, autora de "Cocina al vapor", entre otros.
Manu, del blog Cocinando con ManuCatman
Marga, del blog La Cocina de las Casinas

Pero no son los únicos, habrá más invitados y más cosas:

- Sorteos: aparte de libros, sortearé una cenas para dos persona y dos niños en un restaurante de Madrid.
- Material descargable: marcapáginas, postales, stickers con frases del libro para decorar el blog o vuestra cocina (como el que he puesto yo aquí)...
- Y vídeos que iré subiendo a lo largo del día.

Repito, estáis tod@s invitad@s. Os espero aquí, en la página de facebook del libro:




domingo, 9 de noviembre de 2014

CREMA DE CALABAZA Y BONIATO CON PICADILLO DE NÍSCALOS





Una explosión de otoño en el paladar.

Esta es una de esas recetas exprés que uno hace cuando no sabe qué cocinar y abres la nevera y dices: "a ver, tengo calabaza y tengo níscalos. ¡Ah, y también un boniato que compré el otro día!". Pues ya está, hoy para cenar: crema de calabaza y boniato con picadillo de níscalos.

De hecho, el resultado me entusiasmó tanto que saqué de inmediato la cámara y le hice un par de fotos para compartir la receta aquí en el blog.

Es una receta sencilla, fácil y más o menos rápida, pero con un resultado, al menos para mí, espectacular. El picadillo de setas se come como si fueran unos picatostes. Los níscalos impregnan el plato de un sabor otoñal y contribuyen a contrarrestar ese sabor dulzón de esta crema, que no a todo el mundo hace gracia (como he podido comprobar algunas veces).





Receta
(cantidades para dos raciones)

Para la crema
100 grs . de calabaza
100 grs. de boniato
1/4 de cebolla
1 diente de ajo
Aceite
Agua
Sal

Para el picadillo
100 grs. de níscalos
1 diente de ajo
Tomillo
Aceite
Sal

1. En una cacerola calentamos el aceite y sofreímos un poquito el ajo y la cebolla.
2. A continuación, añadimos la calabaza y el boniato troceados. Rehogamos durante un par de minutos.
3. Cubrimos las verduras con agua y cuando comience a hervir añadimos la sal. Dejamos cocer por espacio de 20 minutos.
4. Mientras tanto, limpiamos bien las setas y las cortamos en trozos pequeños.
5. En una sartén con un poco de aceite, freímos un poquito el ajo y añadimos los níscalos troceados. Añadimos sal y tomillo y dejamos cocinarse unos diez minutos a fuego medio.
6. Cuando las verduras estén cocidas, trituramos junto con el agua hasta obtener una crema de consistencia suave.
7. Servimos en un cuenco o plato hondo y presentamos con una cucharada de níscalos en el centro.

miércoles, 5 de noviembre de 2014

MERMELADA DE MEMBRILLO AL CAFÉ






Por fin ha llegado el otoño, esa época del año en que llueve y se caen las hojas y que rima con palabras tales como ñoño, moño, bisoño, madroño, carroño, enroño, entoño, gazmoño, lodoño, retoño, morroño y sí, con esa palabra que empieza por "co" en que muchos estarán pensando: el coloño.

Para quien no lo sepa, el coloño es un cesto como el de la foto:

Coloño

Y con un cesto como este se pueden ir a recoger membrillos para hacer la receta de este post (Dios mío, esto me ha quedado que parece una tarjetita del Un dos tres. Solo me falta escribir: "hasta aquí puedo leer").


Cuando me puse a hacer mermelada de membrillo, busqué en la blogsfera y en la web, y encontré en varios sitios una receta de mermelada de membrillo al café. "¿Qué es esto?", me pregunté. A mí me gusta por las mañanas tomar una tostada de mermelada de membrillo con un café con leche, y está muy bueno. ¿Pero mermelada con café ya incorporado?. Era algo que nunca había visto. Y lo tenía que probar, porque es una solución que te puede ahorrar mucho tiempo cuando te has quedado dormido por la mañana y tienes que salir corriendo de casa. ¡Te tomas la tostada con el café ya dentro! ¡Dos en uno! ¡Qué práctico!



Ahora ya en serio, incluyo a continuación las dos recetas: la de mermelada de membrillo normal y la que incluye café. La verdad es que no hay excesiva diferencia a la hora de elaborarla. A pesar de que lo del café pueda sonar extraño, reconozco que potencia el sabor del membrillo y hace de ella una mermelada aún mucho más suculenta. A café, lo que se dice a café no sabe mucho (quizás un retrogusto si te fijas), pero imagino que debe actualizar como algún catalizador de sabores o algo parecido. Por lo menos a mí, la versión con café me resulta mucho más sabrosa.

Y he de admitir que no. Que el café incorporado en la mermelada no tiene los mismos efectos para el despertar que una buena taza de café mañanero.



Receta de mermelada de membrillo
(salen 3 tarros)

1 kg. de membrillo (limpio)
600 grs. de azúcar blanca

1. Se limpia, se trocea y se quitan las pepitas al membrillo (no es necesario pelarlo).
2. Cubrimos el membrillo con agua y lo cocemos hasta que esté blando.
3. Se escurre el agua de la cocción y el membrillo se tritura hasta que tenga consistencia de  papilla.
4. Se añade el azúcar y el limón y se cuece a fuego medio durante 15 minutos, sin dejar de remover para que no se pegue al fondo.
5. Mientras tanto, habremos esterilizado los frascos de conserva. Para ello, los frascos primero se lavan bien con agua y jabón. Luego, en una cacerola grande con agua, se hierven al baño maría durante unos 30 minutos (las tapas también).
6. Rellenamos los botes con la mermelada y se cierran herméticamente. A partir de aquí, he visto que existen dos métodos para hacer el vacío:
a) Se dejan boca abajo hasta que se enfríen o;
b) Se cuecen al baño maría una vez bien tapados durante unos 30 minutos.



Receta de mermelada de membrillo al café
(salen 3 tarros)

1 kg. de membrillo (limpio)
600 grs. de azúcar blanca
1 taza de café fuerte
Zumo de 1 limón


1. Se limpia, se trocea y se quitan las pepitas al membrillo (no es necesario pelarlo).
2. Cubrimos el membrillo con agua y lo cocemos hasta que esté blando.
3. Se escurre el agua de la cocción y el membrillo se tritura hasta que tenga consistencia de  papilla.
4. Se añade el azúcar y el limón y se cuece a fuego medio durante 10 minutos, sin dejar de remover para que no se pegue.
5. Se añade el café y se cuece durante otros 5 minutos más.
6. Mientras tanto, habremos esterilizado los frascos de conserva. Para ello, los frascos primero se lavan bien con agua y jabón. Luego, en una cacerola grande con agua, se hierven al baño maría durante unos 30 minutos (las tapas también).
7. Rellenamos los botes con la mermelada y se cierran herméticamente. A partir de aquí, he visto que existen dos métodos para hacer el vacío:
a) Se dejan boca abajo hasta que se enfríen o;
b) Se cuecen al baño maría una vez bien tapados durante unos 30 minutos.

domingo, 12 de octubre de 2014

TARTA DE ZANAHORIA CON CREMA DE NARANJA (CLASSIC CARROT CAKE AND ORANGE FROSTING)



Este verano estuve en Inglaterra, en concreto en la parte sur, en el condado de Devon. Entre las muchas cosas que pude hacer allí, disfruté de lo que allí llaman "garden parties", que son fiestas organizadas en jardines de casas particulares para recaudar fondos para alguna causa benéfica.

Una de estas fiestas era para recaudar fondos para Macmillan, una organización de apoyo a la investigación del cáncer (podéis averiguar más cosas en este link):


Entre rifas, tómbolas, té, tartas y productos artesanos, encontré un libro de segunda mano que no dudé en comprar: The Complete Book of Baking.



Me gustaría hacer todas y cada una de las recetas de este libro, pero ello coincide con que me he puesto a dieta. Así que he tenido que esperar a que una amiga me escribiera un whatsapp y me dijera:

- Voy a celebrar el cumple del peque, dos años ya.
  • Ah, pues voy seguro.
- Genial! Lo vamos a pasar estupendo.
  • Yo te llevo la tarta. Tengo ganas de hacer algo, pero como estoy a dieta... :(
- Muchas gracias. Puedes hacer una de zanahoria?
  • Eso está hecho. Para cuánta gente?
- No lo sé seguro, pero para unas 30 personas, más o menos.
  • 30???? Ok, No problem. Eso está hecho.



Dejé de estar "en línea" y me fue directo a buscar una receta de "carrot cake" en mi maravilloso libro recién traído de las Inglaterras.

La receta que hice finalmente (que es la que incluyo aquí) es básicamente la misma que en el libro solo que le metí unas pequeñas variaciones:

- Nuez moscada (esto fue sugerencia de mi amiga Deniz, gran cocinera, y que ya había hecho anteriormente una tarta de zanahoria para mucha gente con gran éxito de público y crítica).

- Jengibre en polvo (esto es aportación mía). También se le puede echar una mezcla de "all spices" que le va muy bien (probablemente le echara también alguna cucharada y no me acuerdo).

- Cobertura o frosting de queso con naranja. Aquí hice una mezcla de recetas. El frosting que venía en la receta original era muy mantequillorro y no me convencía mucho. Así que en el mismo libro busqué un frosting de naranja de otra tarta y se lo pegué a la mía (copy-paste). Pensé que a esta de zanahoria le podría ir de perlas. Y así fue, a juzgar por las insistentes peticiones de la receta que he recibido.

Las cantidades de aquí son para 10 personas (las que vienen en el libro), aunque como yo tuve que hacer para 30, multipliqué todas las cantidades por tres.


Ingredientes (para 10/12 raciones)

Para la masa:
- Zanahoria rayada (450 grs)
- Harina (175 grs)
- Levadura en polvo (2 cucharadas pequeñas)
- Bicarbonato sódico (1/2 cucharada pequeña)
- Sal (1 cucharada pequeña)
- Canela (2 cucharadas pequeñas)
- Jengibre en polvo (1 cucharada pequeña)
- Nuez moscada (1 cucharada pequeña)
- Huevos (4 uds)
- Extracto de vainilla (2 cucharadas pequeñas)
- Azúcar moreno (165 grs)
- Aceite de girasol (300 ml)
- Nueces (115 grs)
- Uvas pasas (75 grs)

Para la cobertura (frosting):
- Queso crema - tipo Philadelphia  (300 grs)
- Mantequilla (50 grs)
- Zumo de naranja (de 1 naranja)
- Ralladura de naranja (de 1 naranja)
- Azúcar glacé (100 grs)



Elaboración

1. Pelamos y rayamos la zanahoria (hay que tener en cuenta que la cantidad indicada en la receta es de la zanahoria ya pelada).
2. Mezclar la harina, con la levadura, el bicarbonato, la sal y las especias.
3. Batir los huevos. Se añade la vainilla, el azúcar y el aceite de girasol. Se bate bien para que todos los ingredientes queden bien incorporados.
4. Añadimos la mezcla de la harina a los huevos batidos. Mezclamos bien.
5. Incorporamos la zanahoria a la masa, las nueces picadas y las uvas pasas.
6. En un molde previamente enharinado (o cubierto con papel para horno), vertemos la masa.
7. Con el horno previamente pre-calentado a 180 ºC, metemos el molde a hornear durante 45 minutos aproximadamente, hasta comprobar que está hecho.
8. Mientras, podemos ir preparando la cobertura de queso. Para ello, mezclamos en una batidora el queso crema con la mantequilla. Añadimos la rayadura y el zumo de una naranja. Finalmente añadimos el azúcar glacé y batimos hasta que tenga una consistencia suave pero firme.
9. Dejamos enfriar el bizcocho durante 10-15 minutos y desmoldamos.
10. Con mucho cuidado, cortamos horizontalmente el bizcocho por la mitad. Untamos la parte inferior con parte de la crema de queso y naranja.
11. Cubrimos con la mitad superior del bizcocho y extendemos el resto de la crema de queso para adornar la tarta.
12. Guardamos en la nevera hasta el momento de servir.

Espero que disfrutéis de esta magnifica tarta.

Nota: Al hornear el bizcocho de la tarta quizás os puede suceder lo que me pasó a mi. Después de 45 minutos, metí una aguja en el interior del bizcocho para comprobar la cocción y salió seca. Pensé que el bizcocho estaba hecho. Sin embargo, al cortar para rellenar, me dí cuenta que había una parte de la tarta que aún estaba un poco cruda (justo por una parte por donde no había introducido la aguja).

¡Que no cunda el pánico! Si aún está el horno caliente, podéis meter el bizcocho de zanahoria (aunque esté abierto, no pasa nada) y lo termináis de hacer durante 5/10 minutos más.





domingo, 27 de abril de 2014

IDEAS PARA UN PICNIC



Me encanta el picnic por su versatilidad. Admite desde los más sencillo hasta lo más sofisticado:

   - Un bocadillo de jamón en papel albal es un picnic. 

    - Una mesa con vajilla de porcelana de la china y cubertería de plata montada por nuestro mayordomo, con caviar y Moët Chandon, mientras esté en medio del campo, yo creo que se sigue considerando también un picnic, ¿no? 

Lo que es cierto es que entre estos dos extremos existe una multitud de posibilidades.

Por ello, aquí van solo algunas ideas de comida para llevar a un soleado día de campo (extraídas de mi fiesta de cumpleaños, que celebramos a las afueras de Madrid).

Empecemos:

Ensaladas

Llevar algo refrescante es una buena idea para combatir el incipiente calor de la temporada. Es importante transportarlo en una nevera de camping. Aquí os dejo tres sugerencias:

1. Ensalada de pavo, manzana y mezcla de lechugas.
2. Ensalada de pasta con tomate seco y pesto.
3. Ensalada de patata con salmón ahumado y salsa al eneldo.



Empanadas

Son un clásico de las salidas al campo, aquí presentes en su versión empanadilla. Para salirnos del sota, caballo y rey de las empanadillas de atún, aquí van unas ideas de relleno que tuvieron mucho éxito:

1. Empanadillas de queso rulo de cabara con cebolla caramelizada.
2. Empanadillas de queso camembert y pimiento caramelizado.
3. Empanadillas rellenas de verduras asadas.




Sandwiches

Otra fórmula muy socorrida es llevarse unos sandwiches hechos. O llevarse los ingredientes, el pan, y que cada uno se fabrique el suyo a su medida.

En este caso, ya venían preparados de casa:

1. Sandwich integral con jamón serrano, rúcula y tomate.
2. Sandwich de jamón cocido, queso cheddar y mezclum.
3. Sandwich de paté con mermelada de arándanos.



Empanados

Un clásico de la familia Alcántara: los filetes de pollo empanados que se llevan al campo. A día de hoy, siguen teniendo su lugar en el menú picniquero de muchas familias españolas.

Aquí los hemos versionado en:

- Nuggets de pollos rebozados con especias.
- Falafel.

Acompañados de una salsas para mojar (transportadas convenientemente en una nevera):

- Salsa de yogurt y pepino.
- Salsa de pimiento de piquillo.
- Salsa ali-oli.
- Salsa rosa (que en este caso era de bote, para que no todo sea casero, oye).





Postre

Como en este caso era un cumpleaños, no podía faltar la tarta preceptiva. Lo difícil en este caso es transportar la tarta, junto con el resto de cosas, y que no se malogre. Para ello, no hay mejor solución que transportarla dentro del molde. Por eso, la protagonista de la sobremesa fue:

- La tarta de galletas de la abuela.

Fácil de transportar y de comer.


De postre también tuvimos unos magníficos fresones, pero se nos olvidó sacarle una foto para el recuerdo.


Así que disfrutad del buen tiempo. Es el momento de preparar una cesta, una nevera o una mochila y marchar a comer al campo.

Espero que no os pase como a Mr. Bean en este video: